Atún encebollado

Las mejores recetas de atún encebollado

Atún encebollado con vino blanco

Atún encebollado con vino blanco

El atún es un pescado azul, que aporta proteínas de calidad al organismo. También es un pescado rico en ácidos grasos Omega 3, sodio y hierro. El pescado azul siempre debe figurar en nuestra dieta, ya que es tan beneficioso que reduce los niveles de colesterol malo y contribuye a a prevenir las cardiopatías.

La cebolla por su parte, es rica en aceites y azufre, por lo que parece que contribuye a combatir enfermedades infecciosas, además de facilitar la digestión es muy depurativa.

Ambos alimentos se complementan muy bien, y se puede elaborar un plato completo de muchas formas posibles.

Esta receta es de lo más sencilla que vas a encontrar, teniendo como grandes alimentos el atún, las cebollas y el vino blanco. Cómo siempre, el pescado tiene que ser de calidad y fresco, no viejo o pasado ya que su sabor se verá resentido.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Tiempo total: 30 minutos

Ingredientes (4 personas):

  • 2 rodajas de atún de unos 400 gramos cada uno
  • 2 cebollas grandes en juliana
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas soperas de harina
  • 1 vaso de vino blanco seco
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación de la receta:

Por una parte, lava las rodajas de atún y quítale todas las espinas que veas.

Pon en un plato llano la harina y pasa los trozos de atún por la harina hasta que toda la pieza esté cubierta. Sazónalo con sal y pimienta.

Vierte una generosa cantidad de aceite de oliva en una sartén y caliéntalo a fuego medio-fuerte. Cuando esté caliente, fríe el atún por las dos caras hasta que esté dorado. Retira el atún a un plato a parte para que no se cueza demasiado y se quede seco.

Pela y pica en juliana las cebollas y el diente de ajo. Con el mismo aceite del atún, añade las cebollas y el ajo picado. Sazónalo con sal y pimienta y déjalo unos minutos hasta que se empiecen a dorar.

Vierte el vino blanco y deja que cueza todo a fuego lento durante unos minutos. Antes de que se evapore el vino, incorpora el atún y deja que cueza todo a fuego lento durante 5 minutos más.

Apaga el fuego y sirve el atún con la cebolla y el vino blanco en caliente.

Puedes hacer este mismo plato incorporándolo a unas patatas cocidas, a modo de marmitako. Solamente tienes que cocer las patatas a parte y juntarlo al final para que se cocine junto durante unos minutos.